Adolescencia en perros: Lo que debes saber

adolescencia en perros

Una de las etapas en la vida de los seres humanos es la adolescencia, un periodo en el que se experimentan cambios físicos y emocionales, pero, ¿te imaginabas que la adolescencia en perros también es una realidad?

Pues sí, los peludos también pasan por este lapso que a pesar de ser relativamente corto, puede ser tan complicado para la familia como la adolescencia de una persona.

En este artículo te hablaremos más a fondo sobre la adolescencia canina, una etapa poco conocida entre amantes de mascotas, en la que los peluditos definen su carácter y también harán una que otra travesura.

¿Cuándo inicia la adolescencia en perros?

Lo cierto es que es que el inicio de la adolescencia en los peluditos es distinto para cada uno  y este factor está vinculado con el tamaño. Normalmente, mientras que el perrito es más grande, el inicio de la etapa suele ser más tardío. El promedio inicia a los 8 meses y finaliza a los 18, aproximadamente, aunque en algunas razas pequeñas puede comenzar a los 5 o 6. Es el momento en el que el peludín deja atrás su época de cachorro, aunque no se le puede considerar un adulto aún. Su instinto de can se agudiza y comienza a actuar como quiere sin importar nada.

 

El comportamiento del perro adolescente

Una de las principales características de la adolescencia es el ajuste del comportamiento. En esta nueva etapa de su vida es probable que sea propenso a conductas agresivas o por otro lado, comportamiento de temor.

Es importante recordar que es un periodo de vulnerabilidad emocional. Tú, como su compañero humano, debes estar a su lado para afrontar todos los problemas propios de estos meses y que con tu dirección pueda probar límites y habilidades.

La disciplina es fundamental, ya que también habrá entrado a sus momentos de rebeldía.

Algunas de las señales de la adolescencia en perros:

  • Episodios de agresividad: Es totalmente común que el cachorro se vuelva agresivo. Los machos, en su mayoría, tienden a buscar pelea con otros perros sin motivo aparente. Esto se debe a los altos niveles de testosterona que ahora residen en su cuerpo.

Las hembras, con sus elevados niveles de estrógeno y progesterona pueden estar más
irritables o incluso posesivas.

  • Hiperactividad: Un perro adolescente es, probablemente, un perro intranquilo.
  • Mordisqueos constantes a cualquier objeto: Los peludos a esta edad desarrollan una
    constante necesidad por morderlo todo, esto ocurre porque sus dientes de adulto están
    en proceso de fijarse a su mandíbula. A su vez, otro motivo podría ser las ganas de
    explorar su entorno.
  • Excesiva disposición por la monta: Debido a los niveles de hormonas hay mayor
    disposición sexual que incluso tiende a ser obsesiva.
  • Poco interés en acatar órdenes: A esta edad es común que el cachorro desafíe la
    autoridad.
  • Escasas habilidades sociales: Tienden a desconocer límites con humanos y otras
    mascotas.

Sobrellevar la adolescencia en tu perro

Afortunadamente, hay maneras de que la adolescencia no sea complicada –ni para el peludín
ni para el humano.- Todo es cuestión tolerancia, interés e información.

Es necesario guiarlos, pues se trata una etapa confusa. En primer lugar, puedes reforzar el factor social de tu can. Los juegos con peluditos de su edad ayudarán a que conozca sus límites con respecto a las mordidas. Por otra parte, es el momento en el que debe comenzar los roces con la independencia. Corretear libremente sin su correa en algún espacio abierto y seguro le dará autodeterminación, pero también canalizará los llamados que le hagas para que regrese a tu lado.

Debes darle libertad, pero al mismo tiempo, es necesario que controles actitudes nocivas para su entorno. A su vez, exponerlo a perros mayores con un comportamiento controlado y tranquilo le brindará un excelente referente sobre cómo debe desenvolverse.
La disciplina es fundamental. Dale recompensas como golosinas o caricias cuando actúe bien y nunca lo ignores. Recuerda que como adolescente tiene una atención selectiva: Decide cuándo hacer caso a órdenes y cuando no, por eso debes aprovechar el momento de atención que te presta.

 

La llegada de la adultez

La adolescencia en perros siempre termina pronto y le da paso a la maravillosa primera fase de la adultez. Esta ocurre de los 8 a los 18 meses de la mascota y para ese entonces el anárquico cachorrito ya se habrá convertido en un adulto lleno de vitalidad.

Lo importante es mantener el entrenamiento y recordarle en cada etapa de su juventud las órdenes y su entrenamiento. Lamentablemente, muchos de los casos de abandono de mascotas ocurren en la llamada “adolescencia canina”, pues algunas personas no aguantan el comportamiento propio de estos meses.

Es primordial, al momento de ampliar el núcleo familiar con la llegada de un cachorro, entender que este es un proceso completamente natural que pasará en un par de meses y que puede ser tratado con paciencia, cariño e interés.

 

¿Te interesa leer el resto de nuestros blogs? ¡Haz clic aquí!