Todo lo que debes conocer sobre las almohadillas plantares

almohadillas plantares

Sin duda alguna, proteger a los peludos de la casa debe ser una prioridad para cada dueño. Mantenerlos sanos, limpios, bien alimentados, con un buen pelaje y ejercitados es fundamental, pero hay un factor que tal vez muchos ignoran y este es la protección y cuidados que merecen las almohadillas plantares del  perro.

En el siguiente artículo, te hablaremos sobre esta sensible pero útil parte del cuerpo de tu perrito.

¿Para qué sirven y qué daños pueden sufrir?

Las almohadillas plantares se encuentran en las patas de los perros. Son blandas al tacto, pero al mismo tiempo lo suficientemente resistentes y cumplen una función primordial, ya que lo protegen al momento de hacer caminatas o carreras por determinadas superficies.  Además sirven para cuidar las patitas del can de su propio peso y para que este mantenga el equilibrio, pues soportan la presión. Igualmente, funcionan para prevenir fracturas o ciertos daños en los huesos y articulaciones.

Dada la importancia tan grande de las almohadillas en la calidad de vida de tu peludín, es necesario que sepas cómo cuidar de ellas y a su vez, conocer métodos para endurecerlas y hacerlas más aptas para ciertos tipos de terrenos.

Hay superficies que pueden lastimar sus patas

Debes considerar que no todas las superficies por las que tu peludo camine son aptas para sus patas. Por ejemplo, una caminata por el asfalto caliente del verano, podría causarle quemaduras muy graves, enrojecimiento, ampollas e incluso infecciones irreparables. Esto también podría ocurrir en un día de playa, debido a la arena que ha estado durante horas bajo altas temperaturas.

Asimismo, pasear a tu perro por un terreno repleto de nieve, podría irritarle. Trozos de hielo podrían quedarse atorados entre las almohadillas plantares y esto le causaría dolor, grietas e incluso ampollas.

Endurecer las almohadillas plantares es necesario

Tal vez tu peludo no está acostumbrado a terrenos extremos y esto podría ser una desventaja al momento de llevarlo de paseo. De manera prudente y gradual, se debe exponer al peludo a otro tipo de superficies, pues esto hará que sus almohadillas endurezcan y sea menos probable que se lastimen tan fácilmente. Si de lo contrario, ya camina hasta 10 kilómetros al día, no será necesario un proceso de adecuación.

Puedes intentar pasearlo por asfalto en una hora en la que el sol no los afecte tanto, en lugar de solo hacer caminatas por el césped.

Este es un proceso que suele tardar, pero si se tiene paciencia, el resultado será el de unas patas con almohadillas plantares resistentes.

El cuidado y la limpieza

El cuidado de esta zona del canino es bastante sencillo. Una forma de mantener sanas las almohadillas es  mantenerlas hidratadas con pomadas o cremas (especialmente diseñadas para perros) pues así será menos propensa a agrietarse o romperse.

Por otro lado, el calzado canino también es una buena opción para mantener sus patas protegidas. Hay botines cuyos materiales resisten largas caminatas y muchos tipos de terrenos, ya sea la nieve o la arena.

Si el peludo no está acostumbrado a usar zapatos, puedes acostumbrarlo en casa para que esté preparado a paseos más largos.

Limpiar bien las almohadillas plantares durante los baños siempre y también recortar el pelo que crece entre ellas, pues se podrían originar nudos que le causen molestias al caminar.

Otros tips de prevención

  • Debes recordar que en la ciudad se esconden grandes números de desperdicios tirados por la calle que tal vez se escapan del ojo humano, como trozos de botellas rotas, así que te aconsejamos que evalúes muy bien la zona en la que tu peludito paseará, ya que no queremos que se lastime.
  • Ya te mencionamos la opción del calzado canino para proteger sus patas en superficies congeladas o muy calientes, pero es muy importante que estos zapatos no estén muy apretados, ya que podrían hacerle daño en lugar de proporcionar bienestar.
  • Si van a la playa, lo conveniente es que caminen por la orilla de la costa, en donde la arena está húmeda. Para los tramos más calientes, puedes optar por el calzado canino.

El cuidado e higiene de esta parte del cuerpo de los peluditos es sumamente primordial pues es la zona que define el desempeño del perro al aire libre. Nunca subestimes el cuidado de este lugar, dedícale el tiempo suficiente y le garantizarás a tu mascota una calidad de vida excelente. 

 

 

¡Te invitamos a leer el resto de nuestros blogs para mascotas viajeras!