Te presentamos 5 posturas de Doga para ti y tu peludo

doga

El «Doga» es un término que se desprende de la palabra «Yoga», la milenaria práctica de relajación. En este caso se le añade «dog» y tenemos la técnica con ejercicios para el canino y su dueño, que les ayudará a tener bienestar físico y mental, así como a fortalecer el vínculo amoroso que los une. Esta disciplina es cada vez más sonada entre los amantes de mascotas y cada vez son más los que se inician en ella junto a sus peludos.

Para un perro, iniciarse en los ejercicios es distinto que para los humanos, debido al entendimiento. Por esto, es aconsejable empezar a pasos cortos y brindarles ayuda. La buena noticia es que no debes salir de la comodidad de tu hogar para hacer Doga con tu peludín, pues hoy, te presentaremos 5 posturas sencillas para ti y tú can.

  • Para iniciar al peludo en la práctica del Doga, se debe empezar de forma sencilla y con pocos ejercicios. Siéntate con las piernas extendidas totalmente sobre una colchoneta y coloca a tu peludito sobre tus piernas. Hazle caricias para que se quede quieto y posterior a esto estira la parte superior de tu tronco junto a tus brazos hasta que cubras delicadamente a tu mascota y alcances los dedos de tus pies con la punta de tus dedos.
    Es importante que esté totalmente relajado con las caricias anteriormente, para que no intente escapar durante la ejecución de la postura. Esta es indicada para iniciar a perros de razas pequeñas.

 

  • Una postura que puedes probar con perros de tamaño más grande es una que involucre a la respiración. Siéntate en la colchoneta con el peludo en frente y empieza un proceso de relajación.
    Procura que sienta tu respiración y que los ritmos de la tuya coincidan con la de él. Coloca tus manos en su lomo y ejerce un poco de presión. Este ejercicio debe durar solo unos minutos.

 

  • Cuando ya esté más acostumbrado al Doga, puedes subir de nivel los ejercicios. Procura que esté sentado muy quieto y luego rodéalo con tus piernas. Sin dejar de hacerlo, masajea sus orejas -estas son el punto que puede ayudar a calmarlos más- A partir de ahí, ya puedes estirar con delicadeza sus patas delanteras.

 

  • Llegará un punto en el que el nivel de compenetración y confianza entre tú y tu mascota aumentará debido a estos ejercicios graduales, al igual que la relajación. Una rutina más avanzada se basa en colocar al perro sobre tus piernas estiradas sobre el suelo y poco a poco levantarlas, con movimientos de subir y bajar.

 

  • También puedes hacer ejercicios con tu mascota al estar de pie. Dobla tu cuerpo hasta que logres tocar los dedos de tus pies con tus manos, si tu peludo es pequeño, colócalo en tu espalda con mucho cuidado. Esta postura beneficia a la confianza y al equilibrio.
    Es importante recordar que solo puede hacerse cuando el perro ya esté preparado, para así evitar que se caiga.
    El Doga es una disciplina ideal para fortalecer el lazo que hay entre tú y tu mascota. Es importante practicarla en un lugar silencioso y tranquilo para crear un momento armónico y conseguir que ambos se relajen al máximo.

Esta práctica será ideal para que tú y tu peludito se relajen y su lazo de amistad aumente. ¡Anímate a intentar el doga con tu mascota! te aseguramos que les encantará.