Viajar con mascotas: El botiquín de primeros auxilios

viajar con mascota

Si eres de los que les encanta salir de paseo o viajar acompañado de tu mascota, seguramente has pensado en llevar un botiquín de primeros auxilios por prevención o simplemente te gustaría preparar uno para tenerlo siempre a la mano en el hogar. Sea cual sea el caso,  te compartimos información sobre los primeros auxilios que puedes dar a tu peludito en diferentes situaciones, recordando por supuesto que estas medidas son sencillamente acciones primarias de emergencia que se pueden tomar siempre seguidas de la visita al veterinario tan pronto como sea posible.

 

Mi peludito está inconsciente

Comprueba su respiración acercando tu oreja a su hocico para observar si su pecho sube y baja. El pulso puedes palparlo en la cara interna de las patas traseras. Si desconoces el motivo de su estado, evita moverlo por si tiene fracturas o heridas internas a menos que el lugar en el que se encuentre sea peligroso para cualquiera de los dos, contacta al veterinario de inmediato y sigue sus instrucciones.

 

Creo que mi mascota tiene una fractura

Las fracturas no deben entablillarse a menos que sepas cómo hacerlo, de lo contrario podrías lastimar más a tu mascota. Llévalo de inmediato al veterinario poniendo cuidado de no dejar que apoye su peso en la parte fracturada, trata de no mover el miembro durante el traslado y mantén el peso de su cuerpo alejado del área.

Algunas mascotas pierden la consciencia a causa del dolor, si este es el caso de tu peludito, mantén su cabeza levantada y cuida que su cuello no se doble ni se comprima, así evitarás que tenga problemas para respirar o trague su lengua y disminuirás el riesgo de que sufra adicionalmente una lesión cervical.

 

Heridas por cortes o mordeduras

Trata de evaluar la gravedad de la herida. Si la herida sangra mucho, antes de limpiarla  es preferible aplicar presión continua durante varios minutos para parar la hemorragia, si esto no surte efecto, continúa aplicando presión y llévalo con tu veterinario. Si no sabes aplicarle torniquetes, no lo hagas.

Si la hemorragia se ubica en:

 

  • Orejas: coloca una gasa o algodón sobre la zona y mantén la presión.
  • Boca o lengua: mantén baja la cabeza de tu peludito para evitar que trague sangre.
  • Nariz: no apretes ni tapes sus cavidades nasales, humedece un paño con agua fría y colócalo sobre el puente de su nariz. Si el sangrado se debe a una herida interna esto no servirá, en cualquier caso debes llevarlo a revisar con el veterinario.
  • Miembros: la presión se debe realizar entre la herida y el corazón.
  • Ojos: colócale paños húmedos con agua fría.

 

Si se trata de una herida menor puedes proceder a limpiarla. Recortar con cuidado el pelo de la zona puede ayudarte con esto. Usa agua templada y un jabón neutro para no irritar el área. El lavado debería durar unos dos minutos para asegurarte de remover todo el sucio y bacterias. A continuación puedes proceder a desinfectar con una mezcla a partes iguales de antiséptico de yodo y agua. Usa una gasa, evita el algodón pues este desprende partículas.

Limpia con cuidado y evita dejar residuos o grumos del producto. Puedes usar una pomada desinfectante y cicatrizante recomendada por el veterinario para ayudar a que cure más rápido. Colocar un vendaje evitará que tu mascota se lama o se toque la herida. Los collares isabelinos también son muy útiles en estos casos.

En caso de heridas por mordeduras, aunque externamente no haya lesiones visibles, sigue siendo importante la valoración médica y el seguimiento del estado de salud de tu mascota por parte del veterinario. Las mordeduras pueden ser bastante profundas dependiendo del largo de los colmillos.  Puede ocurrir que tu peludito no parezca tener ninguna marca a la vista pero sufra una hemorragia interna. Además hay que considerar que aún en heridas pequeñas de sangrado leve, puede haber riesgo de contagio de gérmenes, bacterias o virus como la rabia presentes en la saliva del animal.

 

En caso de quemaduras

Si son provocadas por contacto directo con una fuente de calor como planchas, agua caliente, etc., se pueden lavar con agua fría y jabón neutro para proceder a aplicar una crema específicamente diseñada para el tratamiento de quemaduras, si no tenemos ninguna a mano podemos usar vaselina. Se aconseja tapar la zona afectada con una venda sin apretar.

Si la quemadura resulta del contacto con algún producto químico, se debe lavar sin jabón y aplicar  crema para quemaduras. Si no se dispone de cremas no se debe colocar tampoco ningún tipo de vendaje ni gasa. La atención médica veterinaria es esencial, procura llevar a tu peludín con él tan pronto como te sea posible y seguir sus instrucciones.

 

La intoxicación o envenenamiento

Existen tres formas por medio de las cuales una mascota puede sufrir de intoxicación, y la causa más común es, por supuesto, producto de un accidente. La primera forma es por vía cutánea, a través de mordeduras de insectos o animales venenosos y en el caso de sustancias que se absorban al entrar en contacto con la piel. En segundo lugar tenemos la intoxicación por vía respiratoria, esta se da cuando la sustancia es inhalada entrando de esta manera al organismo. La tercera forma es por vía oral a través de la ingesta del agente tóxico.

Ante una sospecha de intoxicación no se debe inducir el vómito ni darle de comer o beber a la mascota. Lo más recomendable es acudir inmediatamente al veterinario, si se trata de la ingesta de un producto etiquetado, debemos llevarlo con nosotros para que el médico pueda analizar el contenido del envase y actuar en función de ello.  

Algunos de los síntomas que puede presentar tu peludito si sufre de intoxicación son:  inflamación, irritación, marcas en la piel o sarpullido; tos y estornudos, pérdida de apetito, vómitos, diarrea, salivación excesiva, mareos, temblores, dolor intenso con quejidos, nerviosismo, pupilas dilatadas, fiebre, desorientación, convulsiones, parálisis en alguna zona en particular o del cuerpo entero, somnolencia o letargo, pérdida de consciencia, hemorragias, problemas respiratorios o cardíacos, entre otros.

 

¿Qué necesita el  botiquín de primeros auxilios de mi mascota?

 

  • Suero fisiológico o solución de yodo para limpiar heridas.
  • Guantes de látex.
  • Gasas, algodón y vendas de diferentes tamaños.
  • Una pastilla de jabón neutro.
  • Un termómetro.
  • Unas pinzas largas y delgadas pueden servirte para arrancar espinas, pedazos de cristales u otros materiales que puedan incrustarse en la piel de tu peludito.
  • Unas tijeras.
  • Toallas.
  • Una jeringuilla de plástico para administrar medicamentos líquidos vía oral.
  • Pomadas antisépticas, cicatrizantes, antihistamínicas y cremas para quemaduras.