Formas de proteger a tu mascota del frío decembrino

proteger a tu mascota del frío

Se acerca la navidad y con ella los regalos, la comida, la música y también el frío. El mes de diciembre viene acompañado de bajas temperaturas en las que, si no se toman las precauciones adecuadas, pueden afectar a los peludos de la casa. En algunos países los inviernos son más contundentes y, la nieve se vuelve un factor en contra del bienestar de la mascota sino se tiene cuidado.

Si decidiste emigrar con tu mascota a algún lugar con inviernos gélidos, debes informarte sobre los cuidados y precauciones que deberás llevar a cabo cada navidad. La idea es que tu mejor amigo de cuatro patas disfrute tanto como tú de esta época del año, es por eso que, a continuación, te daremos una serie de consejos para proteger a tu mascota del frío decembrino.

 

Cómo proteger a tu mascota del frío

 

  • El acicalamiento es primordial

Programar un régimen de acicalamiento es sumamente importante para mantener el pelaje en buen estado. Un pelaje enredado o enmarañado no sirve para proteger a la mascota del agua o la nieve. Igualmente el invierno puede desencadenar episodios de caspa que se pueden controlar con un cepillado constante.

A su vez, procura evitar afeitar o recortar su pelaje durante el invierno decembrino, pues esta es su única fuente de calor garantizado durante estas fechas.

  • Protege sus almohadillas del hielo

Las patas de los peludos se vuelven más vulnerables en estas épocas decembrinas, pues las temperaturas altas pueden ser verdaderamente perjudiciales para sus almohadillas. Las almohadillas se pueden irritar o incluso abrir sin la protección adecuada. Igualmente, debes recortar el pelo que crece entre ellas para que no aparezcan nudos que, a largo plazo causan un fuerte dolor.

Podrías adquirir botines especiales para darle protección a sus patas, estas las venden en cualquier tienda de mascotas y están hechas de diversos materiales resistentes y anti absorventes.

  • Haz que tu hogar sea a prueba de frío

Tu hogar debe estar acondicionado para proteger a tu mascota del frío (y al resto de los habitantes de la casa), para esto debes monitorear que no hayan espacios por los que el viento invernal pueda colarse. Verifica que las puertas y ventanas estén completamente cerradas.

La camita de tu peludo debe estar ubicada en el sitio al que no alcancen las corrientes de aire. Si se trata de un gato, puedes ubicarla en un punto un poco alto para evitar que le dé mucho aire o humedad. Por otra parte, si se trata de un can, puedes proporcionarle alguna manta térmica o incluso alguna bolsa de agua tibia que puedas ubicar en su cama.

De igual forma, existe una gran variedad de abrigos para mascotas que van más allá de lo estético. Estos son ideales en el caso de mascotas con pelajes más cortos.

  • Dale una alimentación balanceada

La alimentación está conectada con la forma en la que tu peludito aguantará el frío. Una ingesta de comida balanceada le garantizará el calor corporal y la energía suficientes para sobrellevar el frío de diciembre. Asimismo, ten en cuenta que una mascota que pasa más tiempo dentro de casa no necesitará tantas calorías, esto solo se justifica para los peluditos que viven en el patio.

Las necesidades energéticas de cada mascota en invierno serán distintas, solo debes tenerlas en cuenta, por lo que podrías consultar a un veterinario de confianza para que te de una opinión profesional de tu caso en particular.

Otras consideraciones

  • Aléjalo de artículos tóxicos de invierno: en sitios en los que el clima decembrino es más fuerte, se acostumbra a usar ciertos artículos como los anticongelantes. Este producto suele tener un sabor bastante dulce, por lo que debes estar atento de lo que hace tu peludín y los lugares que explora, ya que ingerir un mínimo de cuatro cucharadas de este líquido podría ser letal.
  • Da paseos más cortos: si bien es necesario que mantengas a tu mascota ejercitada durante el mes de diciembre, tampoco puedes hacerlo de forma exagerada en exteriores. En esta fechas es mejor acurrucarse, jugar dentro de casa y proteger a tu mascota del frío.
  • Intenta ejercitarlo desde la comodidad de tu hogar: jugar con él dentro de casa es una forma ideal para ejercitarlo sin tener que salir. Lanzarle un juguete o hacerlo corretear por ahí puede ser mi útil si el frío afuera es muy fuerte.
  • Presta atención a su salud: en el invierno las enfermedades como la artritis suelen intensificarse, por lo que debes estar atento a su salud especialmente en estas fechas. También suelen aparecer resfriados o bronconeumonía.
  • Recuerda que las capas de hielo son resbaladizas: aleja a tu peludo de lagos congelados, ya que podría resbalarse y lastimarse. Igualmente, aunque el hielo pueda parecer estable, casi nunca lo es, por lo que debes estar atento para que no tengan que pasar por experiencias desagradables.