Consejos para trasladar a tu gato al extranjero

trasladar a tu gato al extranjero

Un viaje es una experiencia emocionante que casi todos tenemos en algún punto de nuestras vidas. Dichas aventuras son aún más agradables si contamos con la compañía de algún ser querido, por ejemplo, nuestra mascota. Los gatos , a pesar de lo que se pudiera pensar, son grandes compañeros de andanzas y si ya decidiste movilizarte con él a algún destino internacional, debes tener en cuenta varios aspectos para que el proceso sea exitoso.

En este artículo, te daremos los más esenciales consejos para trasladar a tu gato al extranjero, de la manera más segura y cómoda.

 

Infórmate con antelación

Si hay algo fundamental para trasladar a tu gato al extranjero contigo es la planificación y, para planificarte, debes estar informado sobre todo lo pertinente a los viajes con mascotas. Debes tener en cuenta que necesitas cierta documentación dependiendo del país destino. A su vez, debes investigar sobre las aerolíneas que permiten el acceso de peluditos y, por otra parte, consultar con un veterinario si las condiciones climáticas del sitio al que viajarás le harán bien a tu minino.

 

 

Vigila constantemente su estado de salud

Un buen estado de salud es prácticamente el factor que definirá si podrás trasladar a tu gato al extranjero contigo. Las vacunas en regla son sumamente necesarias, pues estas podrán asegurar que el gato no correrá peligro de contagiarse de algún virus.

Las vacunas más comunes que necesita el organismo felino son:

  • La trivalente felina, que se aplica generalmente a partir del destete.
  • El refuerzo de la trivalente, esta se aplica a los cuatro meses aproximadamente, es decir, 3 o cuatro semanas después de la anterior.
  • La vacuna contra la rabia.
  • El refuerzo de la trivalente felina y de las aplicadas anteriormente.

La desparacitación y la higiene también son necesarias. El peludito debe carecer de pulgas y garrapatas, de lo contrario, no podrá viajar.

Cabe destacar que las enfermedades crónicas como la diabetes o similares, no representarán un factor limitante para emprender una aventura con tu felino. Lo único necesario en estos casos será que cargues con sus medicinas y, por su puesto, un visto bueno de parte de su veterinario.

Asimismo, la vejez del gato tampoco limitará su viaje. Recuerda que la edad mínima para que pueda salir del país es cinco meses de edad.

La rabia felina: un impedimento para el viaje

Una de las enfermedades infecciosas-víricas más letales tanto para los humanos como para las mascotas es la rabia. Se contagia por medio de la mordida de algún peludo infectado y, lamentablemente, no tiene cura, por lo que debes prevenir en lo posible que tu minino esté vulnerable a esta infección.

La vacuna antirrábica felina es, hasta ahora, el único método conocido para poder prevenirla. Dicha vacuna es primordial para poder trasladar a tu gato al extranjero, en especial a Europa, continente donde las medidas para evitar contagios de este virus son sumamente importantes.

Algunos síntomas de la rabia felina son: parálisis, maullidos y chillidos constantes, fiebre, vómitos, babeos, convulsiones, parálisis e irritabilidad. Por todo esto, es necesario que siempre lleves a tu gato al veterinario para cumplir con sus controles.

Obten el «pasaporte» de tu minino

Dependiendo del destino seleccionado la normativa y por ende, la documentación requerida variará. Sin embargo, todos coinciden en esta medida.

Para trasladar a tu gato al extranjero desde Venezuela, necesitarán el Permiso de Exportación Animal emitido por el Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI). Este es el «pasaporte» de tu peludo, pues sin él, no podrá salir del país. Para obtenerlo debes tener el Certificado de Salud Internacional, el Certificado Nacional de Vacunación Antirrábica, la tarjeta de vacunación de tu mascota y constancia de desparasitación interna y externa, todo esto vigente.

En el caso de la Europa, la mascota necesitará un microchip de identificación, el examen de anticuerpos neutralizantes de la rabia certificado por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y una cuarentena de 3 meses desde que se toma esta muestra sanguínea.

Si emigran a países del Mercosur, tu mascota necesitará un examen coprológico.

Adquiere un kennel

A la hora de viajar, independientemente del medio de transporte a utilizar, es imprescindible poseer un kennel. Estos refugios brindan comodidad y seguridad necesarias al momento de trasladar a un gato al extranjero. ¡Además, son reglamentarios!

Los hay de distintos materiales como madera, plástico o de tela, y cada aerolínea tiene distintas reglas con respecto a los tipos de kennels admitidos. También influirá el sitio de la aeronave en la que viaje, por ejemplo, la carga, la bodega o la cabina.

Luego de haber adquirido el kennel, debes empezar el proceso para que el felino se acostumbre a él. Para esto es ideal empezar una etapa de adaptación gradual. Condiciona al felino con comida o bocadillos dentro del refugio, también intenta que pase tiempo dentro del kennel y que lo perciba como una protección.

 

Evita episodios de estrés o ansiedad

Es bastante común que los gatos sufran de estrés o ansiedad al ser expuestos a condiciones a las que no están habituados. Para evitar estos desagradables episodios, recurre a terapias previas al traslado, ya sea con aromas, actividad física o música, pues estas ayudan a la relajación.

 

 

 

Trasladar a tu gato al extranjero no debe ser una tarea compleja, ya que, si sigues los consejos que aquí te ofrecemos, tú y tu compañero de cuatro patas podrán darle la vuelta al mundo juntos sin ningún inconveniente. Todo se trata de planificar, investigar y darle a tu minino la mejor de las experiencias a tu lado.